Los cuerpos hablan desde el bullicio

“Innumerables vasos sanguineos se extienden hasta el último rincón del cuerpo imposible de definir, transportan la sangre, renuevan sin descanso las células. Envían información nueva y retiran información vieja. Envían consumo nuevo y retiran consumo nuevo. Envían contradicciones nuevas y retiran contradicciones viejas. Al ritmo de las pulsaciones del corazón parpadea todo el cuerpo, se inflama de fiebre, bulle o se mantiene en un metabolismo básico.” Fragmento de After Dark de Haruki Marakami

Los cuerpos sanos y los cuerpos enfermos

No nos sumamos a los anunciantes del fin del mundo. No somos quienes llamamos a la muerte con diagnósticos catastróficos y sólo curables con tratamientos clínicos millonarios. El cáncer y el sida son “mal estares” de nuestros organismos que pueden curarse con el tratamiento político, cultural, social y personal adecuado.
No existen las enfermedades crónicas como no existen las crisis coyunturales. El sistema está en crisis y los cuerpos vibran al ritmo de esas crisis. La crisis de las “fábricas” de alimentos, de las inundaciones provocadas, de los monocultivos, de los derrames de todo. La salud verdadera llegará de la mano de los cambios sociales profundos, solidarios, autónomos y orgánicos que ya estamos construyendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario