Otro Golpe para Paraguay


Advertencia: este es un texto de ficción. Cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia.


Otro Golpe para Paraguay

Ante los intentos de retirar el busto de Simón Bolivar de una plaza pública paraguaya pocos días después del último golpe de Estado, el presidente Venezolano Hugo Chavez dijo que: “el libertador no es estatua y anda suelto”.

Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos”.
Martin Luther King

A modo de introducción

Paraguay es un país que se encuentra al sur de América. Limita con Brasil, Argentina y Bolivia y no tiene salida al mar. Cuenta con uno de los índices más altos de mortalidad infantil y los mayores latifundios en relación a su territorio de todo el continente. Su población es en su mayoría guaraní y sobreviviente, ya que sufrió varios genocidios con justificaciones diferentes y variados y aberrantes resultados políticos: la usurpación colonial por parte de España durante la conquista de América, la guerra de la Triple Alianza en manos de Brasil, Argentina y Uruguay, la dictadura de Stroessner y la masacre de YCuá Bolaños, son sólo algunos ejemplos. Actualmente, su último presidente Fernando Lugo1, que había sido elegido democráticamente en el 2008, fue destituido por un golpe parlamentario cuando faltaban diez meses para que terminara su mandato. Había logrado, por vía electoral, terminar junto con compañeras y compañeros del campo popular, con 60 años de “reinado” del Partido Colorado.

La geografía y la construcción arbitraria de los límites.

Como ciudadana argentina me resulta difícil explicar la geografía de un país vecino, porque, aunque parezca mentira, no he recibido instrucción geográfica básica de Paraguay, ni en la instancia primaria, ni en la secundaria, ni en la universitaria del sistema educativo formal. Los argumentos pedagógicos políticos de esta falencia tienen que ver con los orígenes de la geografía como ciencia. Se afirma en los debates curriculares que la formación geográfica por Estados es insuficiente, ya que se considera que los límites entre ellos tienen que ver más con disputas políticas que con la realidad de los ambientes y su relación con la sociedad. Vidal de la Blach (1845-1918), impulsor de la geografía clásica, introdujo la idea de estudiar la geografía por regiones al considerar que ese estudio era más fiel a las características de los ambientes y de las poblaciones que en ellos vivían. Así, las nuevas escuelas geográficas se esforzaron por crear regiones en donde se encontraran similitudes por accidentes geográficos, y se empezó a hablar en América por ejemplo, de los países andinos (aquellos influenciados por la presencia de la cordillera de los Andes) o de los países de la cuenca del Plata (aquellos que sus caudalosos ríos desembocaban en el río de la Plata), etc. Esta corriente de pensamiento que fue muy famosa y que sigue en vigencia en la mayoría de los planes de estudio, fue cuestionada por la geografía crítica. Sus representantes radicales (marxistas, anarquistas, libertarios, etc) argumentaban que esas regionalizaciones eran arbitrarias y ponían demasiado el acento en los aspectos físicos naturales.2 Para la geografía crítica, las verdaderas regiones para comprender la globalización (o el imperialismo), son los continentes. Se propone conocer la geografía de América, de Europa, de África, de Asia, de Oceanía y de la Antártida para tener una visión global y completa del mundo en el que vivimos. Así, es más sencillo comprender la relación de los países del sur en relación a los del norte y sobre todo, dejar en evidencia la denuncia política/académica, de una realidad aplastante: el “desarrollo” de los ricos es causa y consecuencia del “subdesarrollo” de los pobres. Sin embargo, esta generalización geográfica al tener una escala de análisis reducida, nos es útil para analizar la política histórica de saqueo y usurpación, pero al mismo tiempo, nos hace perder de vista, la particularidad de cada país, de cada Estado. Es decir, existe una gran ignorancia acerca de los atributos naturales, los conflictos sociales, las actividades económicas, los problemas ambientales y los entramados políticos/económicos de los territorios de nuestros países hermanos.
Hay que tener en cuenta, que esta relación de explotación “centro – periferia” (la que se impuso desde la conquista de América entre “ricos” y “pobres”) en donde se envían bienes de la naturaleza y se reciben manufacturas, se reproduce en todas las escalas al interior de cada continente, cada país, cada provincia o distrito, en cada ciudad, en cada barrio y en cada casa.

Geografía casi enciclopedista

Paraguay se divide por el río que lleva su mismo nombre en dos regiones fácilmente identificables: una al este y otra al oeste del mismo. Del lado occidental (cercano a Bolivia) encontramos estepas, sabanas y palmares y del lado oriental (cercano a Brasil y Argentina) bosques y selvas enormemente afectados por la actividad humana. Tiene la presencia de tres sistemas de sierras y montañas pero sus alturas máximas no llegan a los mil metros (por este motivo existe en el imaginario popular, la creencia de que Paraguay es sólo una llanura). En cuanto a la hidrografía hay que tener en cuenta además de la influencia económica y social del Paraguay, la presencia del Paraná y del Pilcomayo, ya que sus abundantes y caudalosos afluentes son centrales para el desarrollo exitoso de la actividad hidroeléctrica.
Más de la mitad del país tiene clima templado y las precipitaciones están relativamente bien distribuidas y abundan todo el año, lo que reduce los costos para la actividad agrícola.
La mayoría de sus habitantes se encuentran en la zona oriental (cerca de Brasil y Argentina) y sus actividades económicas, además de la hidroeléctrica y la forestal, están vinculadas con la producción en el campo: cereales, cítricos, tabaco, yerba mate, algodón, marihuana (todavía de carácter ilegal) y ganado. Desde hace algunos años, han empezado también a desarrollar, con grandes resistencias populares, la actividad minera. Todas estas iniciativas económicas capitalistas fueron financiadas inicialmente y algunas aún lo siguen siendo, por grupos económicos de países extranjeros. El desarrollo industrial es muy poco, en su mayoría fábricas de alimentos y textiles, que se usan además, para lavar el dinero de la actividad ilícita del narcotráfico.

Los paraguayos y paraguayas son 7 millones de los cuales según datos del Banco Mundial, 2 millones son pobres. Hablan en español y en guaraní porque es una lengua muy rica y variada (se asegura que después del latín, el idioma guaraní es el que más palabras a dado a la botánica y a la zoología)3 y es el idioma que más formas y estilos tiene para el saludo. Viven del cultivo, la pesca, son empleados del precario Estado, realizan trabajos productivos vinculados a los alimentos o las fábricas textiles, son empleadas domésticas o “amas de casa” o son explotados por grandes empresas multinacionales. Los niveles de desocupación y precarización laboral son altísimos. El PBI per cápita es de 2400 dólares anuales y el gasto social promedio es de 140 dólares por habitante, mientras que en América Latina es de 696.4 El desempleo oficial se estima en 19%.

Problemas socio- ambientes

Existen en Paraguay, como en todo el planeta, graves alteraciones ecológicas que ponen en riesgo la continuidad de la civilización tal como la conocemos: cambio climático, agotamiento de recursos energéticos, contaminación del agua, el aire y el suelo, sobreacumulación de residuos sólidos, pérdida de biodiversidad, maltrato animal, inundaciones y sequías que provocan verdaderos desastres sociales. Al ser el planeta tierra una pieza única, todas las alteraciones ambientales están relacionadas, por lo que es complejo comprender cada una por separado. Sin embargo, para acercarnos a la realidad Paraguaya seleccioné arbitrariamente dos de los mayores problemas que enfrenta el pueblo: los monocultivos y las represas hidroeléctricas.

1) Los Monocultivos

En Paraguay hay grandes extensiones de tierras con monocultivos. Los que más se destacan en este momento, son la soja transgénica y la marihuana. Como todos los monocultivos son dañinos debido a que han crecido, y lo siguen haciendo, sobre tierras previamente ocupadas: algunas por parcelas productivas en manos de campesinos y aborígenes y otras por ambientes diversos (también poblados pero con menor densidad) como los bosques y las selvas. Es decir, que la expansión de la frontera agropecuaria, se realizó y se sigue realizando en forma violenta. Para producir a gran escala se necesita poder justificar los gastos de la inversión y se tiene que poder sostener el rendimiento económico. La presencia del monocultivo implica necesariamente la concentración de la tierra en pocas manos, la pérdida de biodiversidad (se reemplazan miles de especies por una sola), los desplazamientos de campesinos, campesinas e indígenas, el uso excesivo de agrotóxicos (fertilizantes y pesticidas para que sea viable la producción) con su consecuente contaminación de agua, aire y suelo, inundaciones (los bosques funcionan como esponjas para el agua de lluvia), y la erosión del suelo. La producción se exporta en más de un 90%. El sentido es complacer, a cambio de dólares, la demanda internacional de estos productos.

2) Las represas

Un río, que es un curso de agua en circulación, tiene un nacimiento y una desembocadura respetando, cómo es lógico, la ley de gravedad (es decir, circula desde las zonas más altas hacia los lagos, las lagunas o el mar). Un río nunca se encuentra solo; está conectado con todos los demás, formando cuencas que son tan necesarias a la tierra, como lo es la sangre a nuestro cuerpo. Al estar formados de agua, tiene una componente muy grande de hidrógeno y oxígeno (H2O) lo que los convierte en una fuente imprescindible de vida. El agua es una perpetua viajera que recorre el planeta con una perfecta lógica física de funcionamiento, gracias a su posibilidad de pasar en forma natural por los tres estados: sólido (casquetes polares y glaciares), líquido (agua continental y marina) y gaseoso (nubes que son transportadas en la atmósfera con la ayuda del viento).
Para hacer una central hidroeléctrica se construye una suerte de paredón sobre el río que provoca la inundación de su lecho, el desplazamiento de las personas que vivían a orillas del mismo y un profundo impacto en el ambiente: muerte de peces, estancamiento de minerales, alteración del clima y del suelo, etc. Poner un dique sobre un río, equivale a poner una muralla sobre una vena de nuestro cuerpo. Más temprano que tarde, este estancamiento artificial del agua, genera una modificación del sistema hídrico, es decir, del agua y por lo tanto de la vida. Cuanto mayor es la represa, mayor es el impacto. En el mundo hay 45 mil represas construidas y muchos proyectos de ampliar las que están y de construir aún más. La idea es seguir obteniendo energía, para poder continuar con este modelo de desarrollo desigual y enemigo de los ciclos de la naturaleza.
En Paraguay hay grandes represas (Yacyretá, Itaipú, Acaray, etc) que son (o fueron) orgullo de la ingeniería moderna. Lo alarmante en este caso es que los desastres sociales y ambientales de la actividad es lo único que queda para el país ya que la mayoría de la energía que generan, se exporta a Brasil y Argentina a precios irrisorios por contratos y convenios mal hechos, que dejan en evidencia que estos dos grandes países del cono sur, actúan (mal que nos cueste aceptarlo) como subimperialismos para el pueblo paraguayo.

La sangrienta guerra de la Triple Alianza

La guerra que le declararon a Paraguay los Estados de Brasil, Argentina y Uruguay (1864/1870) sirve para comprender un poco más la geografía política actual de este país. Fueron seis años de resistencia en donde la población se redujo de 1.337.440 habitantes a 220.809 (de los cuales quedaron sólo 28 mil varones y en su mayoría niños y ancianos). Paraguay estaba gobernado desde 1862 por Francisco Solano López. En ese momento el país no tenía ni déficit estatal ni deuda externa (algo insólito entre los demás países americanos) y el 98% del territorio era de propiedad pública. No existía la libertad política ni el derecho a la oposición, pero tampoco existía el hambre y todos los niños y niñas sabían leer y escribir.5 Exportaban principalmente tabaco y yerba mate. Contaban con líneas de ferrocarril, telégrafos, una fundición de hierro y algunas industrias alimenticias, papeleras y textiles. La guerra que se declaró a favor de derrotar una dictadura en Paraguay y que sirvió para redefinir límites fronterizos y subordinar a este estado “estrella”, fue condenada por sindicatos obreros e intelectuales. Argentinxs, brasilerxs y uruguayxs realizaron acciones y publicaciones que fueron censuradas por los gobiernos a cargo al considerarlas como “apoyo evidente al enemigo”. La prensa burguesa llamaba al presidente paraguayo “El Atila de América” y las editoriales clamaban que había que “matarlo como a un reptil”. Así fue. López, proteccionista y populista, murió en combate junto con un ejército de ancianos y niños que usaban barbas falsas para impresionar a los oponentes. Se dice que sus últimas palabras fueron: “muero con mi patria”. Y era verdad: Paraguay quedó reducida a escombros y cenizas, con cientos de hectáreas en manos de terratenientes argentinos y brasileros y con miles de personas asesinadas que hasta el día de hoy estamos llorando.
Los vencedores impusieron un triunvirato compuesto por un brasilero, un argentino y un paraguayo antilopista. Sancionaron una constitución basada en el modelo argentino – norteamericano, en donde se debía fomentar la propiedad privada y el libre comercio. Lo primero que hicieron fue solicitar préstamos que rápidamente fueron mal gastados y pasaron a crear una suculenta deuda externa. Para pagar las deudas, se pusieron en venta más tierras fiscales y 19 propietarios pasaron a tener casi la mitad del territorio.

Una minera que pretende más que un río

Río Tinto Group es una empresa fundada en 1873 con capitales canadienses, que busca imponer el primer megaproyecto minero en Paraguay. Es la segunda mayor fundidora de aluminio del mundo, pero también se dedica a la extracción de diversos minerales como el carbón, el hierro, el cobre, el uranio, el oro y los diamantes. Antes de la destitución del presidente Lugo, se había desatado un conflicto político porque se estaba gestionando públicamente un subsidio para la empresa. Lo que pedía era que se le regalara la energía eléctrica (los montos millonarios de esta exigencia no quedaron del todo claros), pero hay que rescatar que de la producción hidroeléctrica de Paraguay, solo 1/5 de la misma queda en el país y el resto se vende, como mencioné anteriormente, a módicos precios al exterior. Quienes representaban a Río Tinto eran entre otros, el ministro de industria y comercio Francis Rivas y el entonces vicepresidente Federico Franco, fundamentando la importancia de la inversión millonaria en infraestructura y la creación de nuevos puestos de trabajo. Parece que ni Rivas ni Franco, saben que RTA que opera en todos los continentes, tiene denuncias de todo tipo (actualmente enfrenta demandas en Canadá por el despido masivo de trabajadores) entre las que se incluyen genocidio y crímenes de lesa humanidad. El caso testigo sucedió en Nueva Guinea cuando los trabajadores sabotearon la mina con un bloqueo y el conflicto terminó con la muerte de 10 mil personas.6
Cabe destacar que la actividad minera moderna por realizarse a cielo abierto mediante explosiones, usar grandes dosis de productos tóxicos y consumir y contaminar millones de litros de agua dulce, está siendo fuertemente denunciada en todo el mundo. La minería extractivista es funcional al capital y poco aporta al bienestar de la población: la mayoría del oro que se extrae tiene como destino sumar lingotes en las cajas fuertes de las grandes corporaciones bancarias.

El conflicto político

El 22 de junio de este año se destituyó al presidente por medio de un juicio político que se realizó en menos de un día. Este hecho que Atilio Borón (reconocido sociólogo argentino) describió como “linchamiento político” y Domingo Laíno (referente del ala progresista del Partido Liberal auténtico paraguayo) como “juicio ideológico”, se produjo unos días después de una matanza de 17 personas durante un operativo para recuperar tierras fiscales. Este accionar antipopular (las tierras iban a pasar de manos de los/as campesinos/as a un terrateniente que se las adjudicaba) incrementó la debilidad del presidente (el movimiento popular le sacó el cuerpo) y generó las condiciones para que los liberales opositores, amigos de las transnacionales y el narcotráfico, que ya venían realizando acciones destituyentes, tomaran el poder. Así, a 3 años del Golpe de Estado en Honduras, ahora estamos viviendo el segundo golpe cívico - militar exitoso en el continente, esta vez en territorio guaraní.

Más allá del análisis profundo que se puede hacer de las debilidades de la gestión de Lugo y de sus constantes concesiones con los grupos de poder, hay que tener en cuenta dos cosas para entender lo disparatado y orquestado de lo que ocurrió. Lo primero, es que el presidente Lugo se oponía públicamente al subsidio a la minera y el segundo, que el desalojo de las tierras se realizó por medio de un fiscal y un juez como la constitución paraguaya manda. Sin tiempo para preparar una defensa y sin posibilidades reales de reunirse con su equipo y colegas latinoamericanos, Lugo aceptó el despido de sus funciones y asumió la presidencia el vicepresidente Franco, que ya venía haciendo relaciones previas con la minera y que manifestó su apoyo a que este proyecto se hiciera realidad. No es casual, que entre los primeros tres países en reconocer al nuevo presidente estuviera Canadá (el país donde el grupo Alcan tiene su sede).
Fernández Grosa, director de recursos minerales y amigo de Franco, dijo tras el golpe para la prensa paraguaya:

En los primeros meses del año próximo, Dios mediante, todo esto se podría estar transformando en la primera mina de oro de Paraguay y la primera unidad minera rentable a gran escala que después de 150 años reactiva la extracción del mineral desde de la fundición de hierro de 1868”.

Además del oro, también encontraron depósitos de uranio y van a seguir los trabajos de exploración de niquel, cromo, cobalto y plata. El Panorama minero es Paraguay es alentador para las multinacionales.

Es así, que otra vez y como siempre, los países del norte junto con sus representantes latinos, necesitan desarmar la precarias democracias, asesinar personas, desplazar campesinos, campesinas e indígenas, agotar los bienes de la naturaleza, debilitar la integración de los países latinoamericanos y mentir a través de los medios de comunicación, para lograr su propósito depredador de desarrollo. Es decir, obtener en el menor tiempo posible, las mayores ganancias económicas para sus bolsillos.

Una vez más sufrimos, con un profundo silenciamiento mediático y un aparente desinterés de las academias, la implementación de un nuevo golpe de Estado, ahora en los inicios del siglo XXI. Al igual que en la década del 70, los nuevos gobiernos de facto y las oposiciones reaccionarias que intentan arrebatar el poder de los gobiernos progresistas de América del sur y central, cuentan con el apoyo financiero, logístico y militar de los EEUU. Esta potencia mundial en decadencia, no quiere perder las riquezas de América Latina que durante siglos le han servido para sostener su disparatado y obsceno modo de producción y consumo, a costa de la precariedad de la vida y la devastación del medio ambiente en todo el planeta.


Es necesario que aprendamos de experiencias ya vividas para no cometer los mismos errores, que hagamos un esfuerzo por mantener la memoria colectiva y que desarrollemos al máximo nuestros lazos históricos de solidaridad. Hoy, seguimos pidiendo desde Honduras que no se bajen los brazos, que tengamos presente que están desapareciendo compañeros y compañeras y que están asesinando a militantes sociales y políticos para seguir profundizando este sistema capitalista, patriarcal y racista que ya conocemos y no queremos. Es momento que pongamos todos nuestros sentidos en el apoyo a la resistencia Paraguaya. No podemos permitir más violencia sobre nuestras tierras. Nuestra lucha es por la vida en cada pueblo, en cada barrio, en cada provincia, en cada estado y en cada territorio liberado de nuestro querido continente americano. Como Bolivar, como el Che, como Artigas, como San Martín, como Juana Azurduy y tantos otros hermanos y hermanas, seguimos buscando de la mano, desde abajo y a la izquierda, esa cosa chiquitita que se llama libertad.

Lucía Gorricho
Julio de 2012
Profesora de Geografía
geolucia@hotmail.com

Los artículos firmados no expresan necesariamente la opinión de la escritora y la edición no asume responsabilidad alguna por su contenido y/o autoría. Se permite la reproducción total o parcial del material de esta publicación siempre que se cite el nombre del que ha sido tomado y el nombre de la autora.

Bibliografía consultada:

  • Gallego, Marisa, Eggers-BRass, Teresa y Gil Lozano, Fernanda. “Historia Latinoamericana 1700-2055. Sociedades, culturas, procesos políticos y económicos”. Editorial Maipue. Bs. As. Argentina.2006..
  • Korol Claudia y Bignani Silvia. “Triple Frontera: Resistencias Populares a la recolonización del continente”. Centro de Investigación y formación de Movimientos Sociales Latinoamericanos. Editorial América Libre. Bs. As. Argentina. 2008
  • Galeano, Eduardo. “Las Venas abiertas de América Latina”. Catálagos SRL. Bs. As. Argentina. Vigésima tercera edición. 2003.
  • Sapiens Enciclopedia Ilustrada de la Lengua Castellana”. Tomo III. Editorial Sopena. Argentina. Décimo tercera edición. 1967
  • www.indexmundi.com
  • www.noalamina.com
  • Korol Claudia. “Paraguay. Un Golpe Latinoamericano”. Inédito.
  • Beltran y Rozpide. “Geografía Universal Ilustrada”. Tomo II. Ediciones Ave. Barcelona. España. 1955.
  • Diario Página 12. El Mundo. Entrevista a Domingo Laino por Mercedes López San Miguel. Julio 2012.
  • www.conflictosmineros.net/contenidos/paraguayminero
  • Nuñez Silvio. “Transnacional Río Tinto y el Golpe en Paraguay”. Rebelión. 5 de julio de 2012
  • www.juicioalastransnacionales.org/2012. Río Tinto y el Golpe de Estado. 
  •  www.unicef.orghttp://www.diario-octubre.com/2012/06/23/atilio-boron-analiza-golpe-de-estado-en-paraguay/ 
  • http://www.pla.net.py/home/jesuouma/geo.htm
  • Zibecchi Raúl. “Militarismo en Paraguay. La otra cara del modelo extractivo”. ttp://servindi.org/actualidad/52601.
1 Nació el 17 de abril de 1951. Su partido se llama “Alianza Patriótica para el cambio”. Es Licenciado en Ciencias religiosas y sociólogo egresado de la Universidad Católica. Fue Obispo de la diócesis de San Pedro entre 1994 y 2005 y presidente de la República desde el 2008. Durante su mandato fue acusado entre otras cosas, de tener varios hijxs no reconidxs)
2 El determinismo geográfico plantea que son los ambientes los que condicionan nuestro accionar como sociedad. Se ha argumentado en congresos científicos que, por ejemplo, en centro América la productividad es baja porque el calor hace que la población sea más improductiva que en otras regiones de clima frío.
3 “Sapiens Enciclopedia Ilustrada de la Lengua Castellana”. Tomo III. Editorial Sopena. Argentina. Décimo tercera edición. 1967
4Fuente Unicef.org
5 Esta cifra insoportable para el capitalismo, la informó el agente estadounidense Hopkins a su país en 1845.
6El caso llamado “Serei et al v. Río Tinto Plc al” se encuentra en la novena Corte de EEUU (apelaciones, nº 02-56256vi.)